Salvador Trejo presenta en La Mera, Mera: Presumen atentado contra Jenni Rivera

0

Por Salvador Trejo

A escasos días de haberse cumplido el quinto aniversario luctuoso de Jenni Rivera, su padre Don Pedro Rivera abrió de nuevo la herida, al señalar que tiene dudas de que la muerte de su hija se haya debido a un accidente del avión en el que viajaba aquel fatídico 09 de diciembre de 2012.

El patriarca de la familia Rivera presume que pudo haberse tratado de un atentado, toda vez que meses antes Jenni le confesó que era extorsionada, con un porcentaje de sus presentaciones, por miembros del crimen organizado en México a cambio de dejarla trabajar en paz.

“Yo todavía tengo bastantes dudas por las cosas que se dicen en Internet y por las cosas que mi hija me platicaba, pues en los últimos meses me decía que ya no le cobraban nada más el piso, como a los otros cantantes, sino que ya querían los conciertos enteros”, afirmó.

Don Pedro dio a entender que “La Diva de la Banda” les cantó algunas veces gratis a los mafiosos y recordó que en una ocasión la cantante tuvo que ir custodiada una presentación por 60 marinos porque recibió amenazas de que la iban a secuestrar. “Ella (Jenni) había tenido amenazas de que la iban a secuestrar, no sé si serían empresarios u otro tipo de personas pero sí, ella me platicaba eso”, enfatizó.

Las confesiones que le hizo Jenni antes de su muerte son las que ahora hacen pensar a Don Pedro que detrás del accidente de avión que le costó la vida a su hija, hay muchas cosas más.

ESCUPEN AL CIELO

INDAUTORNo cabe duda que la fama y el dinero muchas veces pervierten a las personas y menciono esto porque acudí a la conferencia de prensa a la que convocó la Única Internacional Sonora Santanera, de Arturo Ortiz y Antonio Méndez, para responder a las acusaciones que les hicieron Yolanda Almazán y Norma Colorado Almazán, viuda e hija del fundador de la Sonora Santanera, Carlos Colorado, respectivamente, en el sentido de que están usando un nombre que no les pertenece y lo que escuche fueron puras evasivas y mentiras.

Como el hecho de que la señora Yolanda les “donó” el nombre, que la viuda fue corrida por Juan Bustos y otros fundadores de la sonora, y hasta un reportero (a todas luces palero de la agrupación) pidiéndole a los demás colegas de los medios de comunicación que no fomentáramos la piratería entre los grupos musicales publicando notas de los usurpadores.

Para empezar eso de la “donación” se me hace una canallada, pues todo aquel que se jacte de saber de música sabe que el único dueño de la Sonora Santanera era Don Carlos Colorado y por ende su viuda Yolanda Almazán y su hija Yolanda Colorado Almazán son sus legítimos herederos y además poseen una Reserva de Derechos de Uso Exclusivo del nombre del grupo.

En segunda porque el abogado de la Única Internacional Sonora Santanera, Mauricio Jalife, no explicó de qué forma sus representados obtuvieron un registro de marca si no tenían una Reserva de Uso Exclusivo del nombre de Sonora Santanera y él mismo dijo textualmente en la mentada conferencia que “Es ilegal que se otorgue una Reserva que se confunda con otro nombre previamente registrado”.

Entonces, si el nombre de Sonora Santanera ya lo tenía previamente registrado Don Carlos Colorado ¿no es ilegal que sus clientes hayan registrado el mismo nombre?

¿Por qué Arturo Ortiz se negó a contestar la cuestión del contrato que firmó con Sony Music y le aventó la bolita a la disquera? ¿Por qué culpan al INDAUTOR de generar piratería si ellos mismos la propiciaron al utilizar un nombre idéntico?

Esta y muchas otras interrogantes se quedaron en el aire y contrario a lo que hicieron los familiares de Carlos Colorado, que sí mostraron papeles, contratos y resoluciones, La Única Internacional Sonora Santanera no mostró nada y como me decía mi abuelita “papelito habla” y ya comienzo a creerle.

Salvador Trejo
Editor de la Sección Grupera y Nota Roja en Diario Basta!
Salvador Trejo es RP de Banda Espuela de Oro y Banda Maguey
Twitter: @chavatp

Hay quienes hacen música y la interpretan; yo solo escribo para ella. Mi ritmo de vida es variado, por eso siempre ando cantando. Ya lo dijo Octavio Paz: "Escribo para que la muerte no tenga la última palabra".

Dejar un Comentario

*