La experiencia de conocer a Marco Antonio Solís

0

Mis queridos querubines, ¿cómo están? ¿cómo los trata la vida? Espero que bien, ya saben aquí estoy en casa, atenta a todo y a todos, contando mi experiencia, aunque las malas personas digan que soy chismosa, lo comunicativo es lo mío, sino, miren donde estoy, en la mejor revista, La Gorda Magazine, ¡jum!

Que les cuento, les traigo un chisme… cof cof cof… perdón, una noticia que cuando me enteré, dije: “n-o-m-a-n-c-h-e-s”; los lujos de vivir en una zona residencial, donde viven muchas estrellas, me ayuda en estas cuestiones del trabajo.

Bueno, les cuento, resulta y resalta que, a unas calles de las mías, sabemos que hay una casa, que está ocupada, pero que nadie vive ahí, sí, le dan mantenimiento, tiene personas trabajando y todo, pero nadie vive ahí y siempre ha sido una duda sobre quién es el dueño.

Marco Antonio Solís

Pues con mi presidenta de la mesa directiva del conjunto habitacional, somos bien amigas y el otro día de confesó: “Conchi, ya sé de quién es esa casa y dentro de poco van a venir los dueños a quedarse unos días… es de Marco Antonio Solís”.

“¡Santa madre!”, dije yo. Claro, ahora todo concuerda, por mi experiencia, hace un par de semanas vi a sus hijas en el fraccionamiento –porque las ubico bien- pero pensé que venían de visita con algunas amigas o familiares.

Destaca que el buen Marco Antonio estuvo varios días en esa casa con su esposa e hijas; claro, estaban preparando lo que sería su participación en Viña del Mar y después su actuación en el Foro Sol, muchos artistas desfilaron en esos días y claro que me daba mis vueltas a la manzana para ver si podía ver algo a lo lejos.

En una de esas, logro colarme entre los elementos de seguridad y que toco el timbre y me abre Cristian, la esposa de Marco, ya saben una bien linda, con un postre en la mano como detalle para ellos, les di la bienvenida a nombre de todo el fraccionamiento. Bien atenta la dama, guapa y muy carismática.

Justo en la sala se encontraban Alison y Marla, hijas del matrimonio Solís, quienes saludaron a lo lejos, se veían hermosas, fue gran experiencia; para mi suerte Marco Antonio Solís venía bajando las escaleras cuando dije: “¡oh my god!”, lo veía con ese saco blanco, jeans a la moda y esos rizados perfectos.

Marla, Alison

El conocerlos la verdad que me dejó estupefacta, es un artista en toda la extensión de la palabra; sus hijas están tomando el mismo rumbo y por lo poco que pude ver, son una gran familia.

Les repito, estuvieron varios días en esa casa y desfilaron varios artistas y personalidades en nuestras calles, muchos, la lista es interminable.

He de confesar que estuve varios días observando la calle de él, por mera curiosidad ya saben, no porque sea chismosa, es para poder tener detalles para todos ustedes.

Me quedo con la experiencia y sencillez de dicha familia; está demás decirles los éxitos en Viña del Mar, Foro Sol y en cada una de las plazas donde se ha presentado.

Bueno mis queridos amigos, no quería dejar pasar la oportunidad de contarles sobre esta experiencia, ya pronto les traeré más chismes… cof cof cof… digo, investigaciones especiales de su amiga.

Doña Conchi.

Sígue a Doña Conchi en sus redes sociales

Facebook: Doña Conchi
Twitter: @dona_conchi

Director Editorial en SAPS Grupero, La Revista Digital y La Gorda Magazine. Comunicólogo con más de 17 años de experiencia en medios: redacción, producción y conducción.

Deja una respuesta