Ángela Aguilar, el nacimiento de una estrella en el Regional Mexicano

0

Nominada a un Latin GRAMMY y a un GRAMMY por su primer disco, Ángela Aguilar es consciente de que 2018 ha supuesto un antes y un después para su carrera musical, donde hasta ahora había hecho colaboraciones con su padre, el célebre Pepe Aguilar, y su hermano Leonardo. El año de su salto al estrellato le dejó también un gran sinsabor con la muerte de un ser muy querido para ella.

Hace exactamente un año, en diciembre del 2017, Ángela Aguilar estaba ansiosa porque el año nuevo comenzara y lanzar su primer disco en solitario. Era la prueba de fuego: tras cantar desde niña junto a su padre, Pepe Aguilar y haber grabado un álbum ( ‘Nueva tradición’) con su hermano Leonardo, por fin iba a saber si al público le gustaba ella como solista.

En marzo la joven heredera de la dinastía Aguilar lanzó el disco «PRIMERO SOY MEXICANA» y meses después estaba nominada por primera vez al Latin GRAMMY y al GRAMMY. «Por la forma en que el público ha recibido este disco siento que Dios acaba de encender una vida muy larga, llena de canciones, para mí», dijo en entrevista exclusiva a Univision.

Esa confirmación la sintió el día que cantó frente a la audiencia del Latin GRAMMY, aunque se fuera a casa sin el galardón: «Nunca había cantado sola en un gran escenario y menos en un premio tan importante. Que se pusieran de pie para aplaudirme fue el mejor premio». Ángela Aguilar

Esa ceremonia también la impactó de otras maneras: «(Participar en) el Latin GRAMMY me cambió la vida porque antes yo era la «hija de Pepe Aguilar» y de repente las personas han comenzado a saber quién soy yo como cantante, quieren saber también de mi vida. Ya tengo más de 200,000 seguidores en Instagram«.

Las lágrimas de Ángela

Lamentablemente no todo fue miel sobre hojuelas en la vida de esta jovencita de quince años. 2018 dejó una enorme pérdida en su corazón. Su caballo Aquiles murió de un derrame cerebral. «Me siento muy agradecida con él porque me acompañó en muchas cosas en la vida: fue mi compañero en mis primeros jaripeos, en mis primeros éxitos. Yo siempre lo acariciaba, lo bañaba, lo trenzaba… era como mi ‘hijo’, por decirlo así».

Aunque su papá tiene quince caballos de paso fino y su hermano Leonardo tiene seis, ella sólo tenía uno: «Cuando el encargado nos contó que había muerto no lo podía creer. Dice que él solo escuchó un fuerte ruido, como que se caía algo y salió corriendo a ver qué era. Y allí estaba Aquiles, tirado en el suelo, sin respirar».

La noticia de perderlo le ha dolido tanto que se le quiebra la voz al hablar de él. «Tenía solo doce años, era un caballo andaluz muy noble, estoy muy agradecida de haberlo tenido en mi vida. 2018 fue un año muy lindo, pero con lo de mi caballo, 2018 también me hizo llorar mucho».

En 2019, si pudiera hacer un deseo realidad, querría llenar el vacío que dejó su equino. «Desde que Aquiles murió no me he podido acercar a otro caballo. Simplemente no. No he podido», manifestó.

Nuevos retos

A lo que no tiene miedo es a seguir brillando en su carrera musical. «Es muy bonito todo lo que me ha pasado. Hace poco Jessey & Joy, que son mis amigos, estuvieron en Las Vegas y me contaron que allí vieron un cartel gigante anunciando el Jaripeo Sin Fronteras que vamos a hacer con mi papá, mi hermano y mi tío el 5 de mayo del 2019, en el MGM Grand Garden Arena. Me emocioné mucho saber que tanto tiempo antes y ya lo estén anunciando». Ángela Aguilar

No menos emocionada está al saber que en cuestión de semanas volverá al estudio de grabación. «A principios del 2019 ya estaré grabando los primeros temas. Estoy muy feliz porque algunos temas son míos. Eso me tiene algo nerviosa porque es la primera vez que voy a compartir con los demás lo que yo escribo. ¡También ya comencé a buscar vestido para el GRAMMY!«.

Con un toque de buen humor agrega que antes de concentrarse en sus nuevos desafíos profesionales tiene que «sobrevivir a la Navidad» con su familia, que es «muy grande» y teme gastarse todos sus «ahorros» en detalles para todos.

«Somos muchos primos y qué bueno que yo trabajo porque así les puedo comprar regalos», comentó.

Esa noche, dice aprovecha para cantar pero en otro contexto: «Es lindo cantar en familia. El primero de enero también lo hacemos. Nos reunimos todos en el rancho de Zacatecas. Somos ciento cincuenta de pura de familia. Nos juntamos a cantar canciones, a pasar momentos lindos y a comer cosas muy ricas. Esos días la paso ¡con mucha comida en mi panza! Es que me gusta mucho el jamón con piña y clavo que preparan en casa, y todas esas cosas ricas de estas fiestas».

Además de música, su resolución para el 2019 dice es correr menos y disfrutar más: «Aunque estoy joven, mi deseo es disfrutar mejor las cosas. Mi vida ha estado un poco loca este año y no he podido apreciar tanto los momentos como quisiera»

Y Recuerda: ¡Si no está en SAPS Grupero… Seguro no ha sucedido!

Por: Univisión

Con música he bailado, he llorado, he reído, he recordado, he besado, he amado, con música he vivido, por eso escribo para ella porque la música es la voluptuosidad de la imaginación.

Deja una respuesta