Elsa Rios

Elsa Ríos rompe maléficos hechizos con su melódica voz

Había una vez una pequeña niña que soñaba con cantar y hacer vibrar al mundo entero con su voz, sin importar los obstáculos que la vida le trajera.

Nacida en los lejanos reinos de Torre del Mar en Málaga, España, la pequeña Elsa Ríos venía consigo el talento con el que las estrellas le habían marcado su destino.

Su inquietud por la música comenzó a muy temprana edad, la pequeña hablaba con las estrellas, les contaba sus más grandes sueños sin saber que ellas realmente la escuchaban y la prepararían para poder lograrlos. La pequeña niña, en las noches cantaba a las estrellas su canción favorita para agradecerles por su favor.

Nuestra pequeña princesa, iba creciendo y con ella su talento, pero a cada paso que daba en el camino un nuevo obstáculo se presentaba ante ella, el primero fue cuando su propia madre, cegada por un maléfico hechizo, no podía ver el don con el que su pequeña niña fue bendecida.

Para romper el hechizo, Elsa, acompañada por su hermana se presentaron en una fiesta del pueblo ya que al cantar en público el hechizo quedaría completamente inválido. El corazón de Elsa latía con fuerza, su voz parecía irse de sus cuerdas bucales, pero sin pensarlo dos veces canto con todo el corazón, logrando que su madre quedara liberada del terrible maleficio.

Elsa ya había crecido, había dejado de ser una niña para convertirse en una talentosa mujer, que gracias a las clases de solfeo por parte de los sabios del pueblo.

De la entrañable amistad que logró forjar con el hechicero mexicano Fato, el cual conoció en su travesía al nuevo mundo, su voz llegó a la madurez ideal para así lograr resonar en todo el mundo.

Este cuento no ha acabado, la historia de Elsa Ríos sigue escribiéndose en el mítico del mundo del Regional Mexicano con tinta indeleble y una voz potente que resuena y estremece los corazones mexicanos.

Por: La Gorda Magazine

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*