Nochistlán, Zacatecas tierra de grandes exponentes del Mariachi

0

Enrique Reyes, cronista de este municipio, señaló que ese tipo de música nació al mismo tiempo en diferentes partes de la zona; «aquí al lado está el municipio de Teocaltiche que también presumen ellos, con justa razón, de ser el pueblo donde nace el Mariachi». Nochistlán

El Mariachi es un género tradicional de México que proviene de las zonas de Jalisco, Michoacán, Colima, Aguascalientes, Nayarit y parte del sur de Zacatecas, en donde el Pueblo Mágico de Nochistlán de Mejía, tierra de músicos, es uno de los máximos exponentes de ese género musical.

De acuerdo con el Sistema Zacatecano de Radio y Televisión (Sizart), fue en la década de los años 30 que, a partir de la sugerencia de un productor musical de la Ciudad de México, se añadió la trompeta y el uniforme de charro, dándole la identidad que hasta la fecha acompaña al mariachi.

Enrique Reyes, cronista de este municipio, señaló que ese tipo de música nació al mismo tiempo en diferentes partes de la zona; “aquí al lado está el municipio de Teocaltiche que también presumen ellos, con justa razón, de ser el pueblo donde nace el Mariachi”.

Agregó que en los límites de Michoacán y Jalisco también dicen lo mismo, igual que los de Nayarit, porque sí existe un nacimiento múltiple de este tipo de música”, dijo.

Por su parte, el maestro e investigador del Mariachi, Nicolás Puentes Macías, afirmó que el estilo de Nochistlán es único, “es mucho más alegre y eso tiene un porqué, los fraseos es la forma de pensar es todo el contexto que nos rodea”.

Resaltó que conocer la música de Mariachi es saber la forma de vida de las personas, “cuando no se conoce no se puede expresar solamente se toca pero se interpreta banqueta no puede sentir lo que sentimos nosotros en el campo”.

Añadió que “hay que saber lo que es agarrar una yegua, saber lo que es la lazar, saber lo que es un jarabe, solamente lo toquen pero lo tocan vano y vacío”.

A su vez, Roberto Díaz Pérez, integrante del Mariachi México Lindo, detalló que los niños crecen con esa influencia de ver al papá, tío o primo haciendo eso “y nos empezamos a interesar. Ya viene de abolengo, yo en mi caso soy como la sexta generación, nosotros venimos de padres que se dedican a música de mariachi”.

Expuso que si se visita en fin de semana la plaza de Nochistlán, semeja una fiesta pública donde se encuentra una banda, la tambora o los jaraberos tocando, “o Mariachi o 10 bandas tocando, entonces la gente aquí tiene bastante gusto por la música en general”.

Apuntó que siempre que se ve a alguien vestido de charro es alguien vestido de México, “creo que es el símbolo del Mariachi que más representa al género a la música país en general, en cualquier parte del mundo, es que donde veas a una persona vestida de mariachi o de charro, ahí está México”.

El reportaje del Sizart señaló que el estilo característico del mariachi nochistlense es la alegría y la sincronía entre la música y su gente, a decir del maestro e investigador de este género.

Expuso que el Mariachi es uno de los géneros musicales más característicos de este municipio, por lo que fomenta el gusto en las nuevas generaciones, y es por ello se le conoce a Nochistlán como tierra de músicos.

Indicó que el Mariachi ha sufrido cambios a lo largo de los años, pero conserva las características más representativas del género musical, desde los instrumentos: violines, guitarras, arpas y trompetas, hasta su atuendo, que según el mariachi México Lindo, es el sello característico por excelencia.

La música le da vida y magia al pueblo de Nochistlán y el Mariachi es la joya de la corona, ya sea al “Son De La Negra”, con “Hermoso Cariño”, “Paloma Negra”, “El Rey”, o por supuesto, con “El Mariachi Loco”, que nació en México como un regalo para el mundo.

Y Recuerda: ¡Si no está en SAPS Grupero… Seguro no ha sucedido!

Por: Impacto.mx

Con música he bailado, he llorado, he reído, he recordado, he besado, he amado, con música he vivido, por eso escribo para ella porque la música es la voluptuosidad de la imaginación.

Deja una respuesta