Ingrid Lazper presenta a: Ramón Rojo de Sonido La Changa en “La Esencia Detrás de La Estrella”

0

Por: Ingrid Lazper

Del “Barrio Bravo” al estrellato, el hijo pródigo de Tepito, el ídolo encarnado del movimiento sonidero: Ramón Rojo Villa, un hombre de trabajo y lucha que enaltece la cultura del esfuerzo, un ser humano sensible que es sinónimo de sueños cumplidos, una leyenda viviente que revolucionó la era del sonido… En “La Esencia Detrás de La Estrella” mostraremos la historia de vida y obra de un verdadero ícono musical “SONIDO LA CHANGA”.

Ingrid Lazper
Ingrid Lazper

Pongamos como punto de partida aquella vecindad en Tepito, Don Ramón con dirección: Caridad 25 interior 4 …

R: Fue en los años sesentas donde yo nací en aquella vecindad tan popular de mi Barrio Bravo, era muy pequeña pero con gran historia, sólo tenía 10 viviendas, yo no tuve hermanos fui hijo único, vivía con mi madre Alicia Villa López que en paz descanse, todos mis parientes, en su mayoría hoy finados, eran comerciantes, vendían todo tipo de productos y fue precisamente ahí donde nace mi pasión por los bailes populares, en la colonia cada ocho días el fin de semana no faltaba la quinceañera, las bodas, los bautizos y descubrí que era un bailarín nato de la música tropical, nada me emocionaba igual que esperar la “pachangona” y aunque no me invitaban yo me metía…

Leyendo sobre su fantástica historia descubrí el por qué del mote de “La Changa” me enteré que viene de una famosa radionovela que se escuchaba tarde a tarde en aquel cuarto de vecindad…

Ingrid Lazper presenta a: Ramón Rojo de Sonido La Changa en “La Esencia Detrás de La Estrella”
Ingrid Lazper presenta a: Ramón Rojo de Sonido La Changa en “La Esencia Detrás de La Estrella”

R: Desde niño me volví también fanático de las radionovelas como “El Ojo de Vidrio”, la famosísima «Kalimán” y en especial de la de “Chucho El Roto” en donde había dos personajes muy peculiares “El Rorro” y “La Changa” que le ayudaban a Chucho a robarle a los ricos para darle a los pobres, y yo me personifiqué de tal manera en ese ayudante que mi abuela me decía: “ponte a hacer algo de provecho, deja de estar todo el día escuchando música pareces “La Changa” y de ahí se me quedó, mi familia, mis amigos todos me llamaban así.

Y si de historias se trata sé que también el famoso “Cine Morelos” juega un papel importante en su infancia…

R: ¡Uy si! Anécdotas maravillosas, precisamente este cine estaba junto a la casa, después se convirtió en el Cine de Arte Tepito, cuando yo era chamaco en las mañanas iba con “Don Luisito” que era el guardacasas del cine y me daba volantes para repartir “nomás no te vayas a quedar con la mitad y sólo entregues unos cuantos eh chamaco” así me decía , yo regresaba a las 4 pm a ver la película como recompensa, me tocaban puras buenas, de Pedro Infante la mayoría, y a veces me llevaba a mi abuela Ramoncita (por la cual me pusieron este nombre) ella cargaba con su bolsa de mandado su litrito de pulque y sus taquitos y se los metía al cine, lo recuerdo con mucha emoción.

Ya me comentó usted que era un bailarín con talento natural amante de la música tropical pero ¿Cómo de ser un simple gusto se convierte ya en una chamba para ganarse la vida y tiempo más tarde en un verdadero fenómeno?

La ChangaR: En aquel tiempo había un sonidero muy popular Ángel Fernández “El Morzolote”, él tenía sus tocadiscos yo lo admiraba y me pegué para aprender todo lo que pudiera, un día le faltó un empleado, los habían contratado en una posada y me dio la oportunidad de trabajar con él , bueno no me pagaba pero mi inquietud me llevó a saber cómo manejar el sonido, aunque “regué el tepache” como se dice vulgarmente porque en vez de conectar la bocina al amplificador la conecté a la corriente y “pum” tremendo tronadero, se quemó la bocina y todos salieron corriendo y me puso “como camote”. A la vez mis tíos compraron una discotienda a puerta cerrada en la calle de Argentina frente al Cine Alarcón y pues nos llegaban todos los discos de los grandes artistas, y yo me metí en el negocio con el afán de agarrar los de La Matancera y fue así que me hice de una colección que nadie tenía, tan es así que de la estación de radio “Radio Onda” en una ocasión me mandaron llamar porque no creían que yo tuviera todos los LP´S que tenía, existía un programa que se llamaba “Ídolos de La Matancera” de 8 pm a 9 pm yo no me lo perdía nunca, y en una ocasión el locutor dijo que tenía un paquete de regalo con la más grande colección de La Matancera pero dijo que eran 19 LP´S y yo tenía 69 así que me comuniqué a la cabina y se los comenté me pidieron que fuera al otro día, en una caja de cartón metí mis discos me fui hasta Núcleo Radio Mil en mis camiones, llegué y hasta me pasaron al aire me pusieron a presentar “El Tibiri Tabara” logramos un convenio en donde yo les prestaba el material y ellos me dejaban anunciar mis pequeños bailes pues yo comenzaba ya con mi sonido que se llamaba “Aves del Trópico” y así mucha gente me empezó a conocer, aunque me identificaban como el toca discos de “La Changa”, esto fue un alivio para mi abuelita pues en las noches mientras ella ya estaba recostada viendo la televisión llegaban a tocarle “¡Oiga! ¿No sabe dónde está tocando Ramón”? y hacía muchos corajes hasta que un día puse afuera un pizarrón y ahí anotaba dónde iba a estar ya después con la radio se hizo masivo.

¿Y cómo llega a sus manos ese primer tocadiscos?

R: A pesar de que a mi tío le iba bien en el negocio yo sentía que era necesario que al pasar la gente escuchara la música para llamar la atención, todos los acetatos estaban en el suelo apilados y la gente nada más los podía ver, fui entonces con “Las Socias” (sonideras) muy populares ahí en “La Casa Blanca” y les pedí un tocadiscos prestado y de pronto me empecé a dar cuenta que era un negocio pues empezamos a vender como pan caliente pero La Socia se enteró y ¡que se enoja! y me lo pidió de regreso, entonces me acordé que en el mercado Hidalgo ahí en la Colonia Doctores había un amplificador en la tienda de un señor que vendía cosas del Monte de Piedad, nuevecito en $950 pesos yo traía 800 pesos y le estuve regateando hasta que me dijo bueno ¡me voy a persignar contigo porque voy abriendo te lo doy sin factura y llévatelo! Regresé feliz con mi aparato a Tepito y otra vuelta a la vendimia y de ahí surgió otro negocio pues me preguntaban cuánto cobraba por alquilar el tocadiscos fue mi primera clienta en una fiesta de ahí se abrió otro capítulo.

Ingrid Lazper presenta a: Ramón Rojo de Sonido La Changa en “La Esencia Detrás de La Estrella”Uno de mis capítulos favoritos de esta su historia es que pasó también de ser un fanático de La Matancera a convivir con sus ídolos, a trabajar con ellos, e incluso forjar amistad con algunos…

R: Muchos piensan que mi afición por ellos nace del cine de rumberas, o por otros artistas cubanos en realidad yo creo que nací con este amor ya lo traigo en los genes, otros piensan que mi abuela y mi madre me lo inculcaron pero ellas oían a Ray Conniff, Glen Miller, danzones, tangos, pero yo me lo inculqué solito con las rockolas antiguas de discos de carbón “El hierbero moderno”, “Bernabé”, “Florecilla de Amor”… esa era la música que me llegaba me llenaba el alma. Yo soñaba con conocerlos, un día abro el periódico y veo: “De Cuba para Nueva York y de Nueva York a México llega al Teatro Lírico: La Sonora Matancera”, cuando cantaba Celia Cruz, otra vez cargué con mi caja y los esperé a que bajaran del autobús, me permitieron pasar al camerino y estuve conviviendo con ellos y ahí empezó una amistad muy linda, yo les cargaba las maletas, en las noches de cabaret me quedaba hasta que terminaran a las 8 am y mi madre no me lo creía, pensaba que yo andaba en malos pasos, hasta que un día llevé a “Caíto” ( QUEPD) el maraquero de la Sonora y cuando mi mamá lo vio entrar a la cocina se quedó muda, y él le dijo con su acento cubano “¡Negra! Ya mi platicó tu hijo que no le crees que anda con La Matancera!”

Hemos hablado mucho de su madre, pero ¿Cuál fue la causa de su muerte?

R: Mi madre muere en el 2003 de una enfermedad en el colon, sé que nunca le gustó el camino que yo tomé , siempre me decía que era un ambiente de borrachos, de vagos…

Pero en el 2003 ya le tocó ver en lo que se había convertido “La Changa”

R: Sí pero hasta le molestaba pues en la calle en Tepito la paraba la gente para preguntarle por mí, pero espero que en el cielo donde está se sienta orgullosa, aún platico con ella, la voy a visitar al panteón el día de las madres, la confundían con mi esposa pues me tuvo a los 15 años parecíamos hermanos y siempre estará en mi corazón la señora Alicia

Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer y ella se adelantó pero en la tierra hay otra mujer que es su confidente y un gran apoyo: su esposa, platíqueme la historia de amor de don Ramón Rojo

La ChangaR: Ella llegó en un momento muy importante para mi pues yo atravesé por una situación muy difícil con otra persona, la señora Juana Sandra Trejo Estrada, me casé con ella por lo civil, no tuvimos familia, pero yo pedí el divorcio pues los malos tratos fueron demasiado y me cansé, me trataba peor que a un empleado, tuve el error de poner todo a su nombre, me despojó de todo lo que tenía, de mi equipo, los camiones, la planta de luz, el audio hasta la colección de acetatos, de todo lo que gracias a mi trabajo gané en tantos años, y aún sigue buscando quedarse con mi casa bajo el pretexto de que la necesita para poner un anexo de AA (alcohólicos anónimos) y como no ha podido me secuestró, durante 9 días me privó de mi libertad y amenazándome con pistola me quiso presionar para ir con el notario y cederle la casa, pero en ese lugar que me tuvo alguien me conoció y le llamó a mi esposa y le dijo en dónde estaba, ella me rescató. Esta señora también fabricó una mentira de que yo me había ido a Estados Unidos y le hizo creer a mi mujer que yo la había abandonado que no la quería y me amenazó: “¡Te voy a acabar más de lo que ya estás acabado!” pero con equipo o sin equipo sigo luchando.

Entonces además de su cómplice es su heroína …

R: Así es, ella trabajaba en la caseta de peaje de una autopista, un día pasé con mis camiones y vio los logotipos, ella no era mi fan sino de Polymarchs pero su familia sí, así que me pidió un autógrafo, la invité a salir y aunque se hizo difícil valió la pena, es mi ángel de la guarda, ella me quitó el vicio del alcohol porque yo era alcohólico, me cuida de todo, me aconseja, si alguien me quiere invitar un trago los regaña…

¿Cuánto tiempo usted sufrió de esta enfermedad de alcoholismo?

R: Durante años, casi desde que empecé a ganar dinero con el equipo de sonido, yo en Estados Unidos hice una fortuna pero en Las Vegas lo perdí todo entre apuestas y bebida.

Volviendo al tema de la música, siempre he tenido la duda, ¿De dónde viene esta idea de distorsionar el sonido para que suene como repetición que es algo tan característico del sonidero y los famosos saludos en este caso los “changazos”? …

La ChangaR: Esto surge con Polymarchs, con Apolinar Silva, ambos teníamos contrato con discos Musart y cada año sacábamos algo nuevo, en una ocasión el sacó uno con este sello que decía Po Po Po Polymarchs, a Marco Aurelio Torres que trabajaba en la disquera, se le ocurrió que se aplicara también conmigo así surgió la Cha Cha Changa… y los saludos se popularizan pues en cada evento era normal saludar, por ejemplo a la quinceañera o al padrino, pero después se acercaba cualquier persona y me decía ¡Vengo de tal barrio, este es mi apodo y quiero un saludo! hasta que es parte inseparable del sonido.

Muchos han sido los logros de su sonido Don Ramón pero ¿Cuáles lo han marcado en especial?

R: Yo fui precursor del movimiento en la Unión Americana, y pasé la frontera como indocumentado fui a tocar a Los Ángeles, pasé con un coyote y sufrí muchos sustos, sólo el equipo llegó por un tráiler incluyendo los discos de acetato, pero nosotros íbamos como ilegales, hambre, sed muchos abusos pero valió la pena. El 20 de Noviembre de 1993 llegamos al Hollywood Palladium donde tocaban grandes como Frank Sinatra, y me tocó a mí, aunque el empresario me engañó, nos prometió visas de trabajo, y sólo le llenamos los bolsillos a este hombre Juan Manuel Cortés, él se quedaba con todo y apenas nos daba para subsistir, pero no me rendí y conocí muchísimas ciudades de los Estados Unidos, Nueva York, Chicago, Atlanta, Florida, Las Carolinas. Tiempo más tarde fui a Portugal a un festival donde invitaron a los DJS más famosos del mundo y como representante de México me consideraron a mi como representante de nuestra cultura, para mí fue un sueño pues siempre quise “brincar el charco”. Otra experiencia fantástica fue el “Vive Latino” nunca lo voy a olvidar “El Gozadero, en la Carpa Sonidera” en una hora reuní casi 10 mil personas mientras que en la carpa mayor estaban Los Enanitos Verdes.

Ingrid Lazper / Conductora
TV AZTECA / MVS TV
Top Ten / Tu Casa TV / Archivo Grupero (TV)
Columnista Soy Grupero (REVISTA)
Columnista SAPS Grupero (La Revista Digital)
Colaboradora Radio Notas, Monitor Latino (PLATAFORMA DIGITAL)
y LA Z Las Grandes de La Z (RADIO)
Twitter @lazperingrid

Promotor Artístico especializado en Periodismo Digital, Director Editorial y Promoción de SAPS Grupero. 17 años de experiencia dentro del fantástico mundo de la Música. Formé parte del equipo de promoción de las disqueras Sony Music y DISA. Ingeniero de profesión con estudios en Publicidad y Educación. Convencido que la calidad moral y la preparación educativa se maman más en casa de lo que se aprenden en una escuela.

Deja una respuesta